EXPOSICION PREMIO NACIONAL MEJOR FOTOGRAFO 2023

El próximo día 11 de diciembre a las 12:30 horas y en el salón de actos del Hospital Valle del Nalón (Área VIII SESPA) tendrá lugar el acto de inauguración de la exposición del PREMIO NACIONAL AL MEJOR FOTOGRAFO 2023 Ángel Benito Zapata y de los dos finalistas Javier Coca y Toni Barbany.

En el acto contaremos con la explicación de los tres autores de sus obras, así como una breve introducción a la historia e importancia del premio.

 

Ángel Benito Zapata PREMIO NACIONAL MEJOR FOTOGRAFO 2023

-. Nací el 6 de febrero de 1953, en Albelda de Iregua (La Rioja). A los siete meses emigro a San Sebastián, con cuatro años a Montauban (sur de Francia), a los siete años vuelvo a San Sebastián y dos años después a Cambrai (norte de Francia). Recuerdo de estos años, el trigo recién cortado, el olor a tierra mojada y el aroma de mi hogar. A los doce años me instalo definitivamente en Logroño.  Todo esto viene a cuento de que es posible que esta breve y sencilla historia de mi vida haya influido de alguna forma en mi manera de ser, sentir, ver y reflejar esto en mi obra como fotógrafo.

-. Tengo más de quinientos premios de fotografía nacionales e internacionales.

-. También he conseguido algún premio, cuando apareció el video, en cine.

-. Alguna exposición individual por España y muchas más colectivas, siempre que me lo piden, por todo el mundo.

-. Publicaciones en diferentes libros de fotografía, y también en carteles y portadas de disco.

-. No me limito en ningún tipo de fotografía, me gusta investigar todos los temas. En mis participaciones en concursos, como retos, he recibido premios en paisaje, reportaje, deportes, retrato, desnudo, bodegones, naturaleza y algunos temas más de esos raros como emociones, la luz y cosas así. Los toros aparecieron por casualidad, recibí un premio de fotografía para asistir a la corrida de toros, y como me gustan los retos y el color nació esta serie.

Javier Coca FINALISTA

El Arte ha estado muy vinculado a mi vida desde la infancia. Su poder de transmitir emociones y sentimientos me ha fascinado desde siempre. Mi camino comenzó con un lápiz en la mano y me llevó a estudiar Bellas Artes para explorar otras disciplinas artísticas, como la pintura, escultura y grabado. La FOTOGRAFÍA me cautivó desde el primer momento. Los pigmentos, las tintas y el barro cedieron su protagonismo a la LUZ para crear. En los últimos años, mi cámara ha sido mi medio de expresión y mi ordenador, mi laboratorio donde he explorado el poder de imagen. Llegar a la pureza de la fotografía me ha hecho despojarla de todo lo accesorio y, mirando a los clásicos, el blanco y negro y su poder evocador se ha convertido en mi paradigma; sueño con captar “el alma” de lo que se encuentra enfrente de mí, como reflexionaba Ted Grant. La fotografía conecta al espectador con tu mirada, con la elección íntima de detener el tiempo en una escena y convertir un instante en eterno.

Aunque las instantáneas que componen esta colección abarcan un período de alrededor de dos años, el proyecto fotográfico tuvo su génesis en 2019, coincidiendo con la creación del club de fútbol amputado. Este club representa una iniciativa de carácter social y deportivo que acoge a deportistas amputados apasionados por el fútbol y deseosos de practicar este deporte. EL club  abarca desde jugadores jóvenes hasta los más experimentados, tanto hombres como mujeres, y cuenta con participantes de diversas nacionalidades, incluyendo españoles, portugueses, marroquíes e incluso un joven croata.

La contribución de todo el personal involucrado con el equipo, ya sea entrenadores, cuerpo técnico o los propios jugadores, se lleva a cabo de manera completamente desinteresada. Esto plantea un desafío constante en la búsqueda de financiación para cubrir los gastos asociados a los viajes para concentraciones, entrenamientos y competiciones deportivas.

La fotografía se ha convertido en un medio para dar a conocer un proyecto ilusionante que va más allá del ámbito deportivo, llegando a cada individuo que entrega lo mejor de sí mismo cuando viste el escudo del equipo. Tras cada uno de los jugadores, se esconde una historia de superación personal que merece ser narrada. Las imágenes se despojan del color, dejando que la luz dibuje cada forma con innumerables matices monocromáticos.

Tony Barbany Bosch FINALISTA

Tener una discapacidad es algo que cambia la vida por completo, ya sea por una enfermedad o por un accidente repentino, te obliga a dejar lo cotidiano y crear nuevas rutinas. Esto no es algo menor, ya que en España hay más de 4,3 millones de personas con algún tipo de discapacidad, lo que supone el 9% de la población (Fuente: Instituto Nacional de Estadística de 2020, publicado en 2022).El deporte suele ser una herramienta muy efectiva para las personas con discapacidad. No solo les ayuda en el proceso de rehabilitación, mejorando su condición física (resistencia, velocidad, fuerza, movilidad, flexibilidad) y otras habilidades como la coordinación, orientación, equilibrio, percepción, ritmo, etc., sino que puede ser de gran ayuda mental. Por una parte, fomenta la seguridad en uno mismo y contribuye a la relación positiva con su propio cuerpo, y, por otra parte, estimula su afán de superación, lucha y trabajo en equipo.

El deporte es un gran aliado en el proceso de readaptación y un magnífico vehículo hacia la integración e inserción social.

La idea de esta colección de 10 fotos es mostrar los momentos más relevantes durante un partido, reflejando la superación, la dureza, la belleza del juego, la solidaridad y el compañerismo entre los participantes.

Se trata de fotografía en blanco y negro con imágenes tomadas en el interior de los pabellones deportivos, con el desafío de la escasa iluminación, altas velocidades e ISO muy elevado, tres condicionantes que elevaron la dificultad de las tomas.