ENCUENTROS EN LA SALA DE EXPOSICIÓN
Feb27

ENCUENTROS EN LA SALA DE EXPOSICIÓN

La vida es el resultado de no pasar excesiva carencia de alimentos, de lograr llegar a la primavera de forma imperiosa, pues el invierno es una enfermedad de consecuencias fatales. (1) Juan Luis Arsuaga. Juan José Millas. “La vida contada por un sapiens a un neandertal.”     El hambre es el deseo vivo de comer, hecho sensible por las contracciones del estómago. Pero también, el hambre significa el deseo ardiente de algo, en mi caso, de aprendizaje, comprensión, fortaleza y habilidad de la temática fotográfica, y en concreto, de la callejera.      Siempre tengo hambre de fotografías. De hacerlas y verlas plasmadas en papel. Tanto propias como ajenas. Es algo emocionante.       Con esta “fame” a cuestas, y tras darme días atrás un corte de pelo que me proporcionaba un cierto aire a infante de marina, me planté a las puertas de las Escuelas Dorado, en el concejo de Langreo. Una asociación fotográfica del lugar, exponía fotografías con tanta diversidad temática como asociados tiene, o casi.       En lo alto de las escaleras que daban acceso a la sala de exposiciones, varias personas hablaban entre sí. No los conocía y debía pasar entre ellos. Con la expresión concedida por la tranquilidad de quien entiende que hace lo correcto, subí por los escalones sin prestar atención a la conversación.       La sala de exposiciones es un recinto rectangular abierto por uno de sus extremos. El de la entrada. En el interior grupos separados de individuos conversaban animadamente. Desconozco si los diálogos se concentraban en las fotografías expuestas u otra cosa, como a dónde acudir a tomar unas botellas de sidra una vez abandonada la sala. Lo cierto es que el ambiente se me antojó cargado de energía, tanta como la precedida a una tormenta eléctrica.       Pasé al interior y me quedé absorto mientras recorría la sala repleta de fotografías con la mirada y sin apenas respirar, ésta quiso ir más allá, hacia el manto interior de los acontecimientos que cada fotografía recogía. Aunque antes de introducirme en ellas, no podía olvidar que la fotografía crea un modelo de actividad independiente, permitiendo a cada fotógrafo desplegar una sensibilidad única, y de que cada fotografía expuesta en la sala, (y en general) sólo puede ser tal como sea el fotógrafo. Así, me los imaginé momentos ante de realizar las tomas. Cargados en la mochila con esa mezcla de desasosiego y entusiasmo mientras son arrastrados inevitablemente a hacer realidad los sueños, y, entonces, logradas, tomando aire fresco.       Las fotografías revelaban momentos cruciales de libertad creativa. Esbeltas y armoniosas pese a su gran tamaño. No estaban creadas por la persuasión o la...

Leer más
FOTOGRAFÍA CALLEJERA
Ene02

FOTOGRAFÍA CALLEJERA

Hace días, mantuve una conversación telefónica corta, no intensa, aunque gratificante, con un miembro de la asociación fotográfica Asemeyando. Giraba el diálogo en torno a una fotografía de calle. El caso es que me hizo pensar sobre el tema, pues no tenía claro si habíamos llegado a un entendimiento meridiano.             Sacando energía—la cual últimamente se ubica en un dos por ciento de mi batería—de no sé dónde, daré una opinión particular sobre el significado de Street Photography. Trama que, por cierto, me interesa muchísimo.             ¿Quién eres tú que adoptas tan diferentes formas?             Contemplamos multitud de fotografías y al hacerlo creamos conceptos particulares (clasificaciones) en nuestras mentes. Esos conceptos condicionan nuestro modo de verlas, bien apreciándolas, bien rechazándolas, bien mostrando indiferencia. Esto no responde a un hecho fortuito, ni al acto grotesco de un borracho, sino a un repertorio de connotaciones vinculadas a proposiciones complejas nacidas de un paradigma: el inicio de la fotografía.                         La fotografía callejera en su iniciación era menos un movimiento artístico que una expresión de conciencia social comprometida con los problemas reales de cada día en el mundo urbano. Esta preocupación surgió como consecuencia de la industrialización. La sociedad industrial necesitó enormes cantidades de mano de obra, lo cual, provocó el éxodo masivo del campo, engrosando la ciudad y sus arrabales. El movimiento migratorio conllevó a la pérdida de identidad y del papel que cada cual jugaba en su comunidad. Ahora eran integrantes de un sistema productivo que les organizaba la vida según los criterios económicos del momento y, en consecuencia, abandonaron las normas morales que hasta ese instante eran la base de su sociedad rural. A las Ciencias Sociales, la fotografía callejera/documental, les demostró ser una excelente herramienta para la documentación de las condiciones de vida y el medio en el que se desenvolvían las sociedades. En concreto tanto la Sociología como la Antropología se beneficiaron de ello, dado que estaban al tanto de que la vida no era la falsedad más colosal y que la vida humana no coincidía con la vida del ser humano, al ser el conjunto social, no individual, convirtiéndose la fotografía en una expresión de la conciencia social comprometida con los problemas del mundo urbano industrializado. Esta transformación social y cultural no sólo trajo miseria, sino que cuestionó el concepto del bien y del mal. Lógicamente carecían del punto de equilibrio fotográfico que representa un movimiento artístico.         La street photography comienza a alcanzar un desarrolló importante cuando se contrapone a la fotografía claustrofóbica del estudio, su solemnidad y sus poses estudiadas, calculadas. Fotógrafos de la talla de Eugène Atget, Henri Cartier-Breson, Willy Ronis, Brasaï, Robert Frank,...

Leer más
La columna de Rafa: Jorge Alonso Molina
Mar15

La columna de Rafa: Jorge Alonso Molina

Bienvenidos a una entrada de la sección . Una entrada que hoy estará dedicada al fotógrafo Jorge Alonso Molina. A la entrevista, acudió con un sombrero de alas anchas de color marrón, el cual cubría un pelo canoso que en su parte posterior finalizaba en una pequeña cola. La barba y el bigote perfectamente recortados. Unas gafas graduadas intentaban vanamente cubrir unos ojos indagadores de cuanto le rodeaba. De gestos y hablar comedidos, sólo se alzaban cuando deseaba remarcar un punto que él consideraba importante.             Lo cierto es que las dos horas largas de entrevista, se me hicieron muy cortas. La impresión final que me dio Jorge Alonso hablando de fotografía, es que al principio las cosas se expresan de modo discreto para posteriormente mantenerte bajo el sometimiento emotivo, espiritual e incluso físico. Por tanto, la tarea más difícil en fotografía es la de dejar cosas fuera, y ahora que debo trascribir la conversación mantenida, me siento como cuando uno se va de viaje y hace la maleta, no tienes sitio para meterlo todo.             ¿Jorge, la fotografía lo es todo?             La fotografía es música. Hay cantidad de ejemplos de cuadros e imágenes, que no son sólo sonoros, sino que además te piden a gritos el tratamiento, el grado de ampliación, hay que saber escucharlos, con lo cual tiene que ver con la sinestesia. La música está muy relaciona con este tema. Cuentan que Van Gogh fue a clases de música y lo echaron, porque relacionaba el color con las notas musicales. De hecho, Van Gogh pintaba las teclas del piano de un color, porque con la música lo que veía eran colores y formas. En cualquier caso, yo, sigo intentando aprender en ese aspecto.             ¿Pero Van Gohg nunca vendió un cuadro?             No claro, se los compraba el hermano para que él no se sintiese mal, claro. Se lo pasaba en una asignación. Se lo hacía de aquella manera para no molestarlo. Esa es otra parte. Es la del mercado.             Claro es la parte más importante.             Vender o no vender no está relacionado con que sea arte y éste sea bueno o malo, es otra.             ¿Entonces, puedo entender que la fotografía es arte?             Sí, sí. La fotografía en si misma no lo es, pero es una herramienta que conduce por el camino del arte, como decir un pincel, un dibujo, ¿es arte?, no, no tiene por qué serlo, pero son herramientas. Puedo poner un ejemplo, yo tengo aquí este bolígrafo y en mis manos, yo ahora cojo ese papel y pongo: tengo que ir al Mercadona, yogures, pan, harina integral, eso...

Leer más
La columna de rafa, del objetivo al subjetivo : Lujó Semeyes
Feb27

La columna de rafa, del objetivo al subjetivo : Lujó Semeyes

Como debutante, lógicamente comienzo con un fotógrafo cercano y reconocido, siempre abierto a hablar de fotografía, de la necesidad de asociarse en grupos fotográficos para enriquecernos, ya no sólo en lo fotográfico, sino en lo humano. Les hablo de Lujó Semeyes. –Lujó, ¿imprimes todas las fotografías que haces? –Qué va, ni de broma. Imprimo fotos para algo muy concreto, como puede ser una exposición; o bien una fotografía que me ha causado un gran impacto. Se puede decir que imprimo un 0,0001% de mi fotografía. –Pero no crees que el verdadero lugar que le corresponde a la fotografía es su finalización en el papel, en lugar de en el ordenador –Deberían, pero el problema es que el papel ocupa sitio y además cuesta pasta, y con ya viste, las fotografía que hago suelen ser bastante grandes y te limitan un poco tanto el tener carpetas, como el colgarlas en casa. –¿Y cómo te organizas en el ordenador? ¿Tienes discos duros exteriores para guardar y clasificar las fotos o simplemente las guardas en una carpeta del ordenador? –Antes las guardaba en tres discos duros, tres copias, hasta que comprobé personalmente, que hasta con tres copias podías perder todas las fotografías. Ahora lo que hago es subirlo todo a la nube y dejar una copia en el ordenador. –¿Debe conocer un fotógrafo la herramienta de trabajo que utiliza, es decir, su cámara? –Eso es fundamental. Nadie coge un coche sin conocerlo. Hay que saber los parámetros, los menús donde tienes las cosas. Mira hay una cosa que, aunque parezca mentira, es una verdad. Todas las cámaras van acompañadas de un manual de instrucciones. Cierto que en ocasiones resulta engorroso y eso nos puede llevar a desistir de leerlo, pero se debe perder un tiempo en ello, es imprescindible para obtener un buen resultado. –¿No hay algo de “cuento o de ficticio” al clasificar a los fotógrafos entre profesionales y amateur? –Todo va a depender de cómo vendas el producto. Hay gente muy buena que no logra vender nada y gente mala o mediocre, que aparte de vender, es capaz de hacer creer a los demás lo excelso de su fotografía –¿Entonces un fotógrafo necesita un cierto conocimiento de marketing para llegar al público, para ser conocido? –Sí puede ser. Depende de los objetivos que se marque cada uno. Si tu objetivo es hacer fotografía no necesitas marketing para nada. Si tu objetivo es vivir de la fotografía, pues hay gente que invierte muchísimo en marketing. –Es que vivir de la fotografía… ¿es difícil? –Yo creo que es imposible. Cuatro personas pueden llegar a hacerlo; podemos hablar de Mellado, de Gervasio…, la...

Leer más
La columna de Rafa : del objetivo al subjetivo
Feb24

La columna de Rafa : del objetivo al subjetivo

Bienvenidos de nuevo a la sección Éxodos del objetivo al subjetivo,  de la Asociación Fotográfica Asemeyando. Una sección dedicada echar un vistazo corto, aunque intenso, a uno de los esfuerzos creativos más gratificantes en lo personal y significativos en el cuerpo artístico: la fotografía. La sección busca brindarles elementos que muevan o remuevan su curiosidad, que les permita reflexionar sobre su conocimiento fotográfico y lo confronten con el de los fotógrafos que serán entrevistados. Este modo de hacer les permitirá crecer en ideas, comprensión e inquietudes en sus expresiones fotográficas.  Como norma general, la sección no se dedicará exclusivamente en ahondar sobre los conocimientos, cortos o extensos, que en materia fotográfica pudieran tener los invitados, sino también en su lado “humano”; es decir, echar una miradita a cómo son y piensan en lo personal, y cómo esa manera de entender lo que les rodea, puede, o no, influirles en su visión del mundo, y, por supuesto, de la fotografía que desarrollan. Por todos es sabido que la luz en fotografía transforma lo ordinario en algo mágico. Dado que quien mal escribe estas líneas es un “débutant” en estas lides, espero que tengan una cierta indulgencia para conmigo, sin encuentran en las entrevistas más de ordinario que de mágico. R....

Leer más